Medición del pH de la leche en la industria láctea

En este momento estás viendo Medición del pH de la leche en la industria láctea

El pH es un parámetro muy importante a medir en leche y otros productos lácteos.

Permite detectar desviaciones de calidad en los procesos, impurezas, deterioro y signos de infección por mastitis.

Si bien hay una serie de factores que afectan la composición de la leche, las mediciones de pH pueden ayudar a los productores a comprender qué podría estar causando ciertos cambios en la composición.

De rutina, se mide el pH en distintas etapas de los procesos involucrados en la producción de leche fluida, en polvo y otros productos lácteos.

Las mediciones de pH se realizan comúnmente en varios puntos de una planta de procesamiento de leche.

Valores de referencia:

La leche fresca tiene un valor de pH de 6,7.

La disminución de este valor puede indicar degradación bacteriana.

Las bacterias lácticas (de la famila Lactobacillaceae) son bacterias del ácido láctico que descomponen la lactosa en la leche generando ácido láctico.

Si la descomposición avanza y la leche alcanza un pH suficientemente ácido. Se producirá coagulación o cuajada junto con olor y sabor característicos de la leche “agria”.

Una leche con valores mayores a pH 6,7 indica la posibilidad de que la leche puede provenir de vacas infectadas con mastitis.

La mastitis es un desafío constante en las vacas lecheras. Cuando se infecta, el sistema inmunológico de la vaca libera histamina y otros compuestos en respuesta a la infección. Hay un aumento resultante en la permeabilidad de las capas de células endoteliales y epiteliales, lo que permite que los componentes sanguíneos pasen a través de una vía pared celular. Dado que el plasma sanguíneo es ligeramente alcalino, el pH resultante de la leche será más alto de lo normal.

Normalmente, los productores de leche pueden realizar un recuento de células somáticas para detectar una infección por mastitis, pero una medición del pH ofrece una forma rápida de detectar la infección.

El ph en los procesos

Comprender el pH de la leche cruda también puede ayudar a los productores a optimizar sus técnicas de procesamiento.

Por ejemplo, en las operaciones que utilizan el procesamiento de temperatura ultraalta (UHT), incluso pequeñas variaciones de pH 6,7 pueden afectar el tiempo necesario para la pasteurización y la estabilidad de la leche después del tratamiento.

Usar medidores diseñados específicamente para esta aplicación es la mejor manera de medir el pH de la leche.

Medir el pH de la leche puede presentar una serie de desafíos.

Los productos lácteos tienden a tener un alto contenido de sólidos. Recubren la sensible superficie de la membrana de vidrio y/o obstruyen la unión de referencia.

HI 98162

El medidor de pH profesional HI 98162 se suministra con la sonda de pH / temperatura FC1013. Esta sonda se diseñó específicamente para medir el pH en la leche.
El cuerpo de fluoruro de polivinilideno (PVDF) es un plástico de calidad alimentaria resistente a la mayoría de los productos químicos y disolventes, incluido el hipoclorito de sodio. Tiene alta resistencia a la abrasión, resistencia mecánica y resistencia a la radiación ultravioleta y nuclear. El PVDF también es resistente al crecimiento de hongos. El FC1013 es un electrodo de pH de uso general ideal para productos lácteos que se conecta al HI 98162 con un conector DIN impermeable de conexión rápida, lo que permite una conexión segura y sin rosca.

HI 981034

El medidor de pH para leche Foodcare HI981034 ha sido diseñado con muchas características avanzadas, en las que se incluye un electrodo de pH de punta cónica fabricado en vidrio de baja temperatura.

El electrodo de pH también cuenta con una unión abierta diseñada para ser resistente a las obstrucciones de sólidos y semisólidos. Las obstrucciones en la unión de los electrodos de pH son un serio problema que puede presentarse cuando se realizan mediciones de pH en leche. Cada electrodo de pH tiene una celda de referencia como parte del circuito de medición.

La celda de referencia tiene una unión, también conocida como puente salino, que aísla la porción interior del electrodo de la muestra que está siendo medida. Esta unión debe permitir un flujo libre con el objetivo de proveer continuidad a la muestra Cuando la unión se encuentra obstruida con sólidos el circuito se ve interrumpido y las lecturas se vuelven erráticas y lentas. El HI 981034 usa un diseño de unión abierta en donde no se usa material cerámico, típicamente usado en los electrodos de pH. El diseño de unión abierta es resistente a las obstrucciones de sólidos encontrados en la leche, lo cual conlleva a una larga vida útil.